En este momento hay 1909 navegantes visitando el sitio.  
  
 
 
   
 
 
Kirchner y las retenciones
En esta nota, el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina recuerda las promesas electorales del entonces candidato a presidente, Néstor Kirchner, quien se había comprometido a reducir las retenciones cuando se alcanzara el equilibrio fiscal. Hoy, señala Hugo Luis Biolcati, hay un fuerte superávit, y reclama el cumplimiento del compromiso.
 
   En el "Plan de Gobierno para cada uno de los argentinos" que presentó Néstor Kirchner, Argentino, candidato a presidente de la Nación, encontramos que en el Capítulo 2, "El trabajo y la producción como eje del desarrollo económico y social", en el apartado referido al Sector Agropecuario dice:
   
   "... Desde la Secretaría de Agricultura se deben definir las políticas estratégicas del sector, que para fomentar las exportaciones expone: Una vez alcanzado el equilibrio fiscal y en la medida de las posibilidades presupuestarias, comenzar un proceso de eliminación de las retenciones a las exportaciones." (Plan de Gobierno, Sector Agropecuario, pág. 100, www.kirchnerpresidente.com.ar).
   
   La permanencia de las retenciones a las exportaciones constituye hoy una distorsión grave que enfrenta la producción agropecuaria toda, y que no resiste explicación alguna, ya que inicialmente fueron reinstauradas para contribuir a las necesidades del gasto social, en forma de subsidios del Plan Jefes y Jefas de Hogar, en un contexto de recaudación fiscal exigua (año 2002).
   
   Hoy ya han cambiado las condiciones iniciales que, según sus propios mentores, justificaron su reimplantación. La recaudación impositiva a Noviembre de 2004 alcanzó los 8.103 millones de pesos, representando un aumento del 26.8 % respecto del año anterior. Entre enero y noviembre del corriente año los ingresos fiscales sumaron $ 90.300 millones, un 37 % más de lo obtenido en igual período del 2003. Una cifra bastante mayor a 15.000 millones de superávit fiscal primario se espera para el presente ejercicio, equivalente a un 4.8 % del PBI (en once meses), superior en 2.4 puntos del PBI a la meta comprometida por el Gobierno con el FMI.
   
   El Gobierno acaba de disponer la postergación del pago del Impuesto a las Ganancias del mes de diciembre para el trimestre enero-marzo próximo en tres cuotas. Esta medida, si bien aparece como auspiciosa en los medios, es sólo una maniobra que en nada contribuye a la salud de la economía argentina, sino que por el contrario, sólo ilusiona a los contribuyentes, quienes deberán pagar más el año venidero.
   
   Fomentar el gasto de los particulares un mes, y restringirlos en los tres meses siguientes no es una medida sana. Positivo sería que se comenzara un proceso gradual de baja de impuestos distorsivos (Retenciones, Créditos y Débitos Bancarios, Ingresos Brutos y Sellos) para fomentar verdaderamente las inversiones. Para sostener el crecimiento del PBI y poder esperar el "efecto derrame" sobre toda la población (cuyo efecto más importante es la generación de empleo) es imperioso iniciar un proceso de inversiones internas (sobre todo a nivel de las PyMES, y especialmente las agropecuarias), ya que las empresas del exterior todavía esperan ver solucionados graves problemas institucionales del país como por ejemplo, el default de la deuda externa y la seguridad jurídica, antes de volver a invertir en el país.
   
   El boom de la soja ya pasó. Tal como se predijera en numerosas oportunidades, el precio de la soja bajó en el mercado interno de $ 700, en mayo pasado a $ 450 en noviembre. Significa una baja del orden del 35 %. El glifosato subió un 30 % en términos de quintales de soja necesarios para comprar 100 litros, de diciembre de 2001 a octubre de 2004. El efecto combinado implica una baja del 40% en los Márgenes Brutos esperados.
   
   Los beneficios de la cosecha pasada en términos de inversión no pueden pasar desapercibidos para nadie que conozca el interior del país: las compras de maquinarias agrícolas; de camionetas; de insumos, fueron récord. En las actuales condiciones, es necesario un nuevo aliciente a la producción como la baja gradual de las retenciones para recuperar la "onda inversionista" del sector agroindustrial. De ello depende nuestro interior.
   
   El "complejo sojero" contribuyó en la campaña 2003/4 con 4.716 millones de pesos a las arcas fiscales, de los 6.600 millones totales pagados en conceptos de retenciones a las exportaciones de granos.
   
   La semana pasada se lanzó el Foro de la Cadena Agroindustrial, cuyo objetivo es contribuir a que el crecimiento económico y social argentino sea sustentable a mediano y largo plazo, y sus beneficios lleguen a todos. El marco necesario para ello está definido por un orden jurídico institucional conformado por reglas claras y previsibles; educar para promover la igualdad de oportunidades; y, entre otras cuestiones ; una reforma fiscal que incluya la eliminación de los impuestos distorsivos.
   
   Pero esta semana, desde la sala de Prensa del ministerio de Economía, y acompañados por el ministro Lavagna y el recordado economista de "Vivir con lo nuestro", Aldo Ferrer, se lanzó un "Acuerdo Campo Industria para la Producción, el Empleo y la Competitividad (CIPEC)" entre cooperativas, un sector de la industria (proteccionista e interesa da en materia prima barata) y un ex ministro, de Mendiguren (ligado a la devaluación y a las retenciones). En alguna de las crónicas del lanzamiento se habló que el ministerio de Economía apadrinaba este Acuerdo, ya que no le pedirían la eliminación de las retenciones, como sí lo hacíamos desde otras entidades, como la Sociedad Rural Argentina. No dudamos que es más cómodo para el Fisco apoyar a quienes sólo apuestan a mantener la recaudación actual, superavitaria primariamente. Pero debe saberse que es a costa de hipotecar un futuro promisorio.
   
   La eliminación de los impuestos distorsivos es la única forma de ganar competitividad y generar puestos de empleo para que aumente el ingreso genuino de los argentinos, como vía para aumentar el consumo interno y las exportaciones, y lograr un desarrollo sustentable. Un efecto "derrame" positivo en toda la economía. Sin exclusiones.
   
   "Una vez alcanzado el equilibrio fiscal y en la medida de las posibilidades presupuestarias, comenzar un proceso de eliminación de las retenciones a las exportaciones", decía Néstor Kirchner, candidato en las elecciones presidenciales pasadas. Creemos que hoy, el Presidente debe cumplir con su propuesta electoral, por el bien de la Nación.
Hugo Luis Biolcati, Vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina.
 
 
 Ver también
 - ¿El agro es la caja o la locomotora?
 Por Carlos Becco, presidente de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (ACTA).
 - La presión fiscal ahoga al campo
 Por Jorge Guido Ugolini, ingeniero agrónomo y vice-presidente de Carsfe.
 - Preocupa el cambio del IVA al agro
 Por Guillermo MacLoughlin Bréard, asesor impositivo de la Sociedad Rural Argentina.
 - Las retenciones y las villas
 Por Arturo José Navarro. Asesor de Recrear en la Cámara de Diputados.
 - Un castigo al buen contribuyente
 Por Guillermo MacLoughlin Breárd, asesor impositivo de la Sociedad Rural Argentina y consultor privado.
 Ir al Foro de Impuestos y Retenciones
 

::: AgroParlamento.com es un emprendimiento de Puken :::
Humboldt 1924 6° (141) Buenos Aires, Argentina - TE 0054.11.4773.0440 / 4775.3175 - info@puken.com.ar