En este momento hay 670 navegantes visitando el sitio.  
  
 
 
   
 
 
La presión fiscal ahoga al campo
"En el concierto de naciones, la Argentina adquiere un curioso privilegio, al ostentar la potestad de ser el único respecto de cuestiones y actitudes no siempre virtuosas".
 
   Así, es el país que cuenta con la mayor deuda en relación con su PBI y el que está procurando la mayor reestructuración de la historia, proponiendo no devolver cerca de 70.000 millones de dólares en bonos.
   
   También es el único en la aplicación de retenciones a las exportaciones, práctica erradicada desde hace tiempo de la totalidad de las economías, debido al balance negativo que resulta de comparar los beneficios de ser un eficiente instrumento de recaudación fiscal, con el grave daño que se produce en las economías de los países que lo adoptan, que adquieren un marcado perfil antiexportador.
   
   El facilismo de la reinstalación de las retenciones como herramienta fiscal encontró al sector agrícola en un escenario mundial de precios máximos, provocado por una situación coyuntural de aumentos en la demanda y bajos niveles en los stocks, alquimia ésta que consiguió reflejar los precios de los commodities en sus valores históricos mas altos.
   
   Esta circunstancia transitoria permitió a este sector soportar el alto nivel de retenciones (entre el 20 y el 23,5%) sin afectarse mayormente su resultado económico, pudiendo contribuir de este modo a paliar la crisis social, contribuyendo al tesoro con un impuesto adicional a los que normalmente paga, igual al resto de los sectores de la economía.
   
   Sin embargo, el escenario mundial de precios agrícolas se normalizó y retornó a sus niveles históricos. El precio de la soja, por mencionar el cultivo mas importante, cayó casi 100 dólares por tonelada, lo que significa una disminución del 40% en la cotización. Obviamente, en estas circunstancias el impacto de las retenciones en el bolsillo del productor es dramáticamente diferente.
   
   Estos precios no pueden soportar el nivel de retenciones instalado. Desde nuestras instituciones, hemos solicitado que se establezca un cronograma e disminución de las mismas, hasta llegar a su eliminación.
   
   Márgenes agrícolas
   
   En un trabajo de Marcelo Sanguinetti, titular de SEA Consultores, se analiza cómo son los márgenes agrícolas para la próxima campaña 2004/2005, tomando los precios que cotizan en los mercados de futuro (abril 2005).
   
   Es sorprendente observar como un agricultor con campo propio y un maíz que produzca 75 quintales por hectárea, le deja al Estado casi 600 pesos por hectárea en concepto de impuestos recaudados y se queda "con un quebranto de dos pesos con cincuenta por hectárea".
   
   Algo similar ocurre con el trigo, que para un rendimiento de 33 quintales por hectárea (sustancialmente mas elevado que el promedio país), el productor aporta 365 pesos por hectárea, y asume una pérdida de quince pesos por hectárea.
   
   El único margen positivo lo dejaría la soja de 27 quintales por hectárea, en la que el productor aportaría en impuestos 530 pesos por hectárea y se quedaría con una renta de menos de la mitad de ese aporte. Un gran impulso para el monocultivo.
   
   Asimismo, puede verse lo que ocurre con el IVA, otra de las curiosidades de nuestro país. En todo el mundo funciona correctamente como impuesto al consumo, pero aquí se ha transformado en un impuesto mas a la producción, gracias a las alícuotas diferenciales y a la desnaturalización de su espíritu de neutralidad provocado también por un sistema de retenciones a cuenta y confiscatorio, cuyas devoluciones llegan tarde o nunca.
   
   A pesar que el estudio contempla la totalidad de las devoluciones de las retenciones a cuenta del IVA por ventas de granos (7%), de él surge que queda un permanente crédito fiscal a favor de los productores ( pagan mas IVA por las compras que lo que recuperan por las ventas) del orden de los $ 90/ha en maíz (75 q/ha), $ 5/ha en soja (27 q/ha) y $ 47 /ha en trigo (33 q/ha).
   
   Sin duda, el campo es el gran motor dinamizador para la consolidación económica del país y el ingreso de divisas por exportaciones, elemento fundamental para el desarrollo de las economías regionales del interior y de la vida de sus pueblos.
   
   En conclusión, es imperioso corregir estas asimetrías, antes de que se produzca el quiebre total de las economías del interior.
Por Jorge Guido Ugolini, ingeniero agrónomo y vice-presidente de Carsfe.
 
 
 Ver también
 - ¿El agro es la caja o la locomotora?
 Por Carlos Becco, presidente de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (ACTA).
 - Kirchner y las retenciones
 Hugo Luis Biolcati, Vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina.
 - Preocupa el cambio del IVA al agro
 Por Guillermo MacLoughlin Bréard, asesor impositivo de la Sociedad Rural Argentina.
 - Las retenciones y las villas
 Por Arturo José Navarro. Asesor de Recrear en la Cámara de Diputados.
 - Un castigo al buen contribuyente
 Por Guillermo MacLoughlin Breárd, asesor impositivo de la Sociedad Rural Argentina y consultor privado.
 Ir al Foro de Impuestos y Retenciones
 

::: AgroParlamento.com es un emprendimiento de Puken :::
Humboldt 1924 6° (141) Buenos Aires, Argentina - TE 0054.11.4773.0440 / 4775.3175 - info@puken.com.ar